7 Flores que también son nombres propios en todo el mundo

Flores que también son nombres propios

 

Los nombres de las flores y de las plantas siempre han servido de inspiración para nombrar lugares, como “Flores”, localidad situada en la provincia de Zamora (España); como origen de muchos apellidos, como Romero, Castaño, Perales, y un largo etcétera; y, como nombres propios, los nombres de las flores siempre han sido de los favoritos.

En Vanity Flor hemos querido recoger 7 flores que sirven como nombre propio, ya sean en castellano o en otros idiomas.

Rosa

La rosa es sin duda la flor que nos viene a la cabeza cuando pensamos en un nombre propio que venga de una flor. Y no es de extrañar, con un significado como “aquella que es bella como una flor de un rosal”, cualquier niña estaría encantada de llevar este nombre.

En castellano, además de Rosa, también tenemos derivados como Rosalinda, Rosana, Rosario o Rosaura. En inglés también encontramos multitud de nombres derivados de esta flor: Rose, Rosemary, Rosamund, Rosalind o Rosina. De igual manera en francés tenemos Rosa, Roselyne, Rosalie, Rosalinde, Rosella, Roselyse, Rozenn o Rosette.

¿Conocéis alguna Rosa o alguien con un derivado de este nombre? Aunque pueda parecer un regalo poco original, regalarle una flor con su nombre siempre será un bonito detalle, y en nuestra tienda podéis encontrar desde ramos fabulosos a rosas eternas, e incluso en cúpulas.

Lirio

Así tal cual, Lirios es un nombre de mujer que significa “flor” o “pureza”, y hace referencia a Nuestra Señora de los Lirios, patrona de Alcoy (Valencia, España).

Puede que nos suene más su variante anglosajona Lily, o alguna de sus variantes como Lillie, Liliana o Lillian. También en francés encontramos nombres propios derivados de esta flor, como Lillibet, Lilien, Lillou o Liliette. En Japón también usan el nombre de esta flor pero en su idioma: Yuri (百合 Lirio), o Sayuri (小百合 Lirio pequeño).

Jacinto

Uno de los pocos nombres masculinos que viene de una flor es Jacinto, aunque también tiene su versión femenina, Jacinta. Se usa tanto en castellano como en portugués, en Italia se escribe Giacinto y en Polonia podemos encontrarnos con alguien llamado Jacek. Todos ellos tienen el significado de la flor: “constancia y cariño”

Aunque es poco probable que conozcáis a alguien con alguno de estos nombres, a todo el mundo le gustan estas flores, son el regalo perfecto. Por ello contamos en nuestra tienda con una amplia selección de orquídeas.

Tulipán

En castellano no encontramos ningún nombre propio que provenga de esta flor, pero en inglés y en francés sí que son nombres más o menos populares, según la época: en inglés Tulip y en francés Tulipe.

El origen de este nombre es turco y significa “turbante”, debido a la forma distintiva de las flores.

Margarita

Otro clásico. El significado es “perla”, y ha sido utilizado en Europa desde la Edad Media hasta hoy. Prueba de ello es el gran número de mujeres de la realeza y santas que han llevado o llevan este nombre, como: Margarita I de Dinamarca, Suecia y Noruega o santa Margarita de Antioquía.

En castellano encontramos el nombre Margarita o Marga, en inglés Marguerite, Marge, Margot, Margarete, Margarid, o su traducción Daisy; en francés Marguerite, Margarette, Marjorie, en portugués Margaida, y muchos más.

Para vuestras “Margaritas” contamos en la tienda con infinidad de ramos que las llevan, pero si queréis ser más originales, no hay nada como la sencillez y naturalidad de nuestro ramo de margaritas blancas.

Orquídea

Esta flor también da origen a nombres femeninos no muy escuchados como Orquídea o su derivado Orquidia. En inglés también tenemos su variante, Orchid, que tampoco es tan usado como Rose o Lily, pero sigue siendo igual de bonito. En japonés, en cambio, es bastante común: Ran 蘭 (orquídea). Su significado es “de la flor de la orquídea”.

Flor

Por último, el nombre propio más evidente derivado de las flores es, sin duda alguna, Flor. También existen unas cuantas variantes de este nombre, como son Flora, Floreal, Florencia o Florentina. En inglés, francés e italiano también existe Flora, en alemán Blume, y en japonés es de los más utilizados: Hana (花 flor) o Hanako (花子 hija de las flores).

 

 

Así pues, las flores siempre han servido de inspiración para los nombres propios que evocan belleza en todas las culturas, y aunque ahora no están muy de moda, no hay que olvidarse de ellos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.