Tener un jardín en una botella

Hoy en Vanity Flor queremos darte a conocer a David Latimer, un británico que ganó reconocimiento internacional por su jardín en una botella sellada, también conocido como una «biosfera en botella». En 1960, a la edad de 34 años, Latimer plantó una plántula de Tradescantia (una planta de interior) y algo de abono en una gran botella de vidrio, que luego selló con un corcho. Colocó el jardín en botella cerca de una ventana y, en su mayor parte, lo dejó sin tocar. La botella sellada creó un ecosistema autosuficiente en el que las plantas pasaban por ciclos de crecimiento, descomposición y regeneración. Lo que hace que el jardín en botella de David Latimer sea notable es su longevidad y su naturaleza autosuficiente. El entorno sellado recicla el aire y la humedad, creando un ecosistema de circuito cerrado. Las plantas fotosintetizan, produciendo oxígeno y absorbiendo dióxido de carbono, mientras que las bacterias y los microorganismos en el suelo ayudan a descomponer la materia orgánica. Este equilibrio ha permitido que las plantas sobrevivan y prosperen durante décadas sin ninguna intervención externa. El jardín en botella de David Latimer sirve como un ejemplo fascinante de cómo los ecosistemas pueden ser autosuficientes en un entorno cerrado, demostrando la interconexión entre las plantas, el suelo y los microorganismos. Su experimento ha generado interés en estudios ecológicos y se ha convertido en un símbolo de sostenibilidad y resistencia en el mundo natural.

 

 

¿Pueden sobrevivir las plantas sin agua?

 

Tener un jardín en una botella

 

La respuesta es NO, las plantas no pueden sobrevivir sin agua a largo plazo. El agua es esencial para la vida de las plantas, ya que desempeña varios roles críticos en su funcionamiento. Algunas de las funciones más importantes del agua en las plantas incluyen:

  • Fotosíntesis: Las plantas necesitan agua para llevar a cabo el proceso de fotosíntesis, mediante el cual producen su propio alimento en forma de azúcares y liberan oxígeno. Sin agua, la fotosíntesis no puede ocurrir.
  • Transporte de nutrientes: El agua es el medio a través del cual las plantas transportan nutrientes y minerales desde el suelo hasta sus partes superiores, incluyendo las hojas y flores.
  • Soporte estructural: El agua proporciona turgencia a las células de las plantas, lo que las mantiene erguidas y les permite mantener su estructura. La falta de agua puede llevar a que las plantas se marchiten y pierdan su rigidez.
  • Regulación de la temperatura: Las plantas utilizan el agua para regular su temperatura interna a través de la transpiración. Durante la transpiración, liberan agua en forma de vapor a través de pequeños poros en las hojas, lo que ayuda a enfriar la planta.

Si una planta no recibe suficiente agua, eventualmente comenzará a mostrar signos de estrés hídrico, como marchitamiento de las hojas, pérdida de turgencia y, en última instancia, la muerte si la sequía continúa. La cantidad de agua que una planta necesita puede variar según la especie y las condiciones ambientales, pero en general, el agua es esencial para la supervivencia y el crecimiento saludable de las plantas.

 

¿Cómo pueden sobrevivir sin agua las plantas selladas en una botella?

 

Tener un jardín en una botella30

 

El jardín en una botella de David Latimer, es un ejemplo notable de un ecosistema cerrado en una botella que ha sido autosuficiente durante un período prolongado, pero esto no significa que no haya agua en el sistema. Aunque el jardín en una botella de Latimer es un ambiente cerrado y recicla muchos de sus recursos, hay que recalcar que hubo  un suministro inicial de agua que es esencial para el funcionamiento del ecosistema. En 1960, cuando David Latimer plantó la plántula en la botella, agregó agua y selló la botella con un corcho, creando así un ambiente cerrado. El agua inicial proporcionada en la botella fue crucial para el crecimiento inicial de la planta y la vida microbiana en el suelo. A lo largo del tiempo, este ecosistema cerrado ha funcionado reciclando el agua y manteniendo un ciclo de agua, pero el agua originalmente sellada en la botella fue un componente esencial para iniciar el proceso. En resumen, el jardín en una botella de David Latimer no es un ejemplo de un ecosistema sin agua; en cambio, es un ejemplo de un ecosistema cerrado que recicla y conserva sus recursos, incluyendo el agua, para mantenerse a sí mismo a lo largo del tiempo. El agua desempeñó un papel fundamental en la creación y el funcionamiento continuo de este ecosistema en botella.