Coronas de Adviento: origen y significado

corona de adviento

 

Hoy, en Vanity Flor queremos hablarte sobre las coronas de Adviento. ¿Habías oído hablar de ellas? Seguro que cuando has leído “Adviento” lo primero que te ha venido a la mente son los típicos calendarios de adviento que se regalan en diciembre. Un calendario de adviento, que puede ser de dulces o distintos productos, es un calendario especial que se utiliza para contar los días desde el 1 de diciembre hasta Nochebuena o Navidad.

Al fin y al cabo el Adviento es el tiempo de espera hasta la Navidad que comienza contando cuatro semanas hacia atrás y que incluye los cuatro domingos anteriores. Un tiempo de expectación y esperanza, que nos recuerda que la Navidad está a la vuelta de la esquina.

Pues bien, las coronas de Adviento son quizás otro de los símbolos del Adviento, ya que es también una de las tradiciones más populares en los hogares cristianos. ¿Quieres saber un poco más? A continuación te presentamos toda la información que hemos reunido sobre las coronas de adviento.

 

ORIGEN DE LAS CORONAS DE ADVIENTO

Como muchas de las tradiciones de Adviento más queridas, la tradición moderna de la corona de Adviento tiene su origen en Alemania.

Se cuenta que en 1839, Johann Hinrich Wichern (1808-1881), un pastor alemán (¡no el perro!), construyó una corona con una vieja rueda de carro para ayudar a los niños de su escuela misionera a contar los días que faltaban para la Navidad.

Añadió pequeñas velas que se encendían todos los días de la semana y los sábados durante el Adviento, y los domingos se encendía una gran vela blanca.

Aunque esta costumbre no fue muy popular hasta el siglo XIX, los inmigrantes alemanes llevaron esta tradición al resto del mundo en el siglo XX.

 

SIGNIFICADO DE LA CORONA DE ADVIENTO

 

corona de adviento

 

Las coronas de Adviento actuales son en cierta forma muy similares a las coronas navideñas, se componen de una corona de hojas perennes con cuatro velas, y a veces con una quinta vela blanca en el centro. Cada parte de la corona de Adviento simboliza la preparación espiritual para el nacimiento de Jesucristo el día de Navidad. La corona y las velas están llenas de simbolismo relacionado con la época navideña.

La corona en sí, está hecha de varios árboles de hoja perenne, que representan la vida eterna. El círculo de la corona, que no tiene principio ni fin, simboliza la eternidad de Dios, la inmortalidad del alma y la vida eterna que se encuentra en Cristo.

Incluso cada una de las hojas perennes que componen la corona de adviento tiene su propio significado que puede adaptarse a la fe cristiana. El laurel significa la victoria sobre la persecución y el sufrimiento. El pino, el acebo y el tejo representan la inmortalidad y el cedro la fuerza y la curación. Las piñas que decoran la corona simbolizan la vida y la resurrección. La corona en su conjunto pretende recordarnos tanto la inmortalidad de las almas de las personas como la promesa de Dios de dar vida eterna a través de Cristo, según la fe cristiana.

Las velas también tienen un significado especial. Estas coronas tienen cuatro velas que representan las cuatro semanas de Adviento, y se enciende una vela cada domingo. Tres de las velas son de color morado porque el color violeta es un color litúrgico que significa un tiempo de oración, penitencia y sacrificio.

La primera vela, de color morado, simboliza la esperanza. A veces se la llama “Vela de la profecía” en recuerdo de los profetas que predijeron el nacimiento de Cristo. Representa la expectación ante la llegada del Mesías.

La segunda vela, también de color morado, representa la fe. Se llama “Vela de Belén” para recordar el viaje de María y José a Belén.

La tercera vela es de color rosa y simboliza la alegría. Se llama “Vela del pastor” y es rosa porque el rosa es el color litúrgico de la alegría. El tercer domingo de Adviento es el Domingo de Gaudete y pretende recordar la alegría que el mundo experimentó con el nacimiento de Jesús, así como la alegría de los fieles porque ya van por la mitad del Adviento.

En la cuarta semana de Adviento, encendemos la última vela morada para marcar la última semana de oración y penitencia mientras se espera al día de Navidad. Esta última vela, la “Vela del Ángel”, simboliza la paz. Esta vela recuerda el mensaje que los ángeles llevan en la Biblia: “Paz en la Tierra, buena voluntad para con los hombres”.

Una tradición que se ha hecho popular en las adaptaciones más modernas, incluye una vela blanca. La vela blanca se coloca en el centro de la corona y se enciende en Nochebuena. Esta vela se llama “Vela de Cristo” y representa la vida de Jesús. El color blanco representa la pureza.

Hoy en día existen muchos estilos de coronas de Adviento, desde la tradicional corona de hoja perenne hasta las contemporáneas coronas de metal y portavelas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.