¿Qué es la sonrisa Duchenne y por qué nos sale al recibir flores?

sonrisa duchenne

 

La sonrisa es una de las herramientas más poderosas que tiene el ser humano. Para levantar el estado de ánimo, inspirar empatía o calmar un corazón que late con fuerza, no es necesario tener una hilera de dientes perfectos. Un vídeo de Youtube de bebés riéndose es más que suficiente para demostrar que incluso una sonrisa totalmente desdentada hace maravillas.

¿Conoces la sonrisa de Duchenne? ¿No? No te preocupes, desde Vanity Flor te vamos a contar en qué consiste esta sonrisa y como las flores consiguen que todos la tengamos.

 

 

¿QUÉ ES LA SONRISA DE DUCHENNE?

 

sonrisa duchenne

 

El rostro que presentamos al mundo cambia constantemente a medida que las diferentes combinaciones de los 42 músculos de la cara se contraen y contorsionan. Los seres humanos podemos producir miles de expresiones faciales distintas, entre ellas 19 tipos diferentes de sonrisa, según las investigaciones del psicólogo estadounidense Paul Ekman. Sin embargo, sólo una de ellas es la sonrisa “genuina” o de Duchenne.

Una sonrisa de Duchenne es la que llega a los ojos, haciendo que las esquinas se arruguen con patas de gallo. Es la sonrisa que la mayoría de nosotros reconoce como la expresión más auténtica de felicidad.

Sin embargo, las sonrisas que no son de Duchenne no deben considerarse necesariamente “falsas”. Una forma más precisa de describirlas podría ser “educadas”.

De dónde viene su nombre

Este tipo de sonrisa lleva el nombre de Guillaume Duchenne, un científico del siglo XIX cuyas principales contribuciones se centran en el mapeo de los músculos del cuerpo humano, incluidos los que controlan la expresión facial.

Este anatomista francés recalcó que la diferencia clave entre esta sonrisa feliz “real” y una sonrisa feliz “falsa” radica en los orbiculares (músculos que envuelven los ojos). Toda sonrisa implica la contracción de los músculos cigomáticos mayores, que levantan las comisuras de la boca. Pero la sonrisa de Duchenne se caracteriza por la contracción adicional de los orbiculares, que arrugan la piel alrededor de los ojos.

¿Por qué importan las sonrisas de Duchenne?

Se ha demostrado que sonreír cambia la forma en que uno se siente. Los estudios en el campo de la retroalimentación facial muestran que la información de los músculos de la cara puede influir en tu estado emocional.

Además existen estudios sobre el efecto de las sonrisas que demuestran que pueden ser contagiosas. Son una de las muchas expresiones faciales que, cuando se comparten, crean una especie de “cohesión social” que nos permite sentir empatía y ayudarnos a sobrevivir.

Las sonrisas pueden cambiar la respuesta al estrés de tu cuerpo. En un estudio se descubrió que el mantenimiento de expresiones faciales positivas durante el estrés tiene beneficios tanto fisiológicos como psicológicos.

Numerosos estudios han demostrado que sonreír tanto con los ojos como con la boca puede ayudarnos a que se nos perciba como personas de confianza y sinceras, lo que es útil en cualquier campo.

Los estudios también demuestran que una sonrisa de Duchenne es bastante persuasiva. De hecho, las sonrisas de Duchenne se asocian a menudo con experiencias positivas de servicio al cliente, e incluso pueden ayudarte a conseguir mejores propinas en trabajos del sector servicios.

 

FLORES QUE NOS HACEN SONREÍR

 

sonrisa duchenne

 

Siempre lo hemos sospechado, pero ahora se ha demostrado científicamente: las flores crean emociones positivas. Literalmente, nos hacen sonreír.

Cuando regalas un ramo de flores, la sonrisa que provoca de agradecimiento es 100% de verdad. Una investigación llevada a cabo por un equipo de psicólogos evolutivos de la Universidad de Rutgers demostró que regalar flores siempre provocaba en las mujeres del estudio una auténtica sonrisa de Duchenne.

Es más, el efecto positivo de las flores perdura mucho tiempo después del momento inicial de la entrega del regalo. En el estudio, las mujeres siguieron informando de un mayor estado de ánimo positivo tres días después de recibir el ramo. Se demostró que las flores tienen un efecto inmediato y sostenido de mejora del estado de ánimo.

También es interesante el hecho de que las receptoras de las flores mostraron una tendencia a colocar su hermoso regalo floral en una zona común donde fuera visto por los demás. Esto indica que las flores no son sólo un regalo para que el individuo lo disfrute solo, sino que inspira a compartirlo y a mostrar con orgullo su precioso ramo.

Es prácticamente imposible determinar con exactitud qué es lo que hace que las flores sean tan irresistibles para los seres humanos. En realidad, es probable que haya una serie de factores que, combinados, hacen que un ramo de flores sea un regalo que realmente haga sonreír a alguien.

Nuestro amor por las flores surge de la necesidad humana de conectar con la naturaleza. Es algo que todos necesitamos para nuestra felicidad y bienestar. Así que, si te apetece darle una alegría a alguien, ¡ya sabes qué regalarle! El éxito está científicamente garantizado.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.