¿Son los amantes de las flores los nuevos ‘foodies’?

amantes de las flores

 

Las tecnologías y las redes sociales han hecho que surja una manera diferente de ver el mundo que nos rodea. Cada vez más estamos conectados con muchas personas a través de aplicaciones como Instagram que nunca imaginaríamos que podríamos tener en nuestra agenda y que muchas veces lo único que nos une es la pasión por algún hobby en concreto.

Un claro ejemplo son los “foodies”, puede que no sepas lo que son, pero si te pregunto si eres de los que sacas fotos a todo lo que comes y lo subes a todas tus redes sociales, que sepas que eres un “foodie” en toda regla. Los “foodies” son personas qué sin ser profesionales, disfrutan con la comida, la decoración del restaurante y la presentación del plato para al final el descubrir nuevos lugares interesantes para disfrutar de una buena experiencia culinaria y compartirlo con sus contactos. Gracias a esta tendencia, hemos aprendido a amar más la comida y a querer visitar y descubrir nuevos lugares.

Al igual que la pasión por la comida, existen muchos otros temas que cada vez están cogiendo mas fuerza dentro de las redes, en este caso desde Vanity Flor vamos a hablar de los amantes de las flores. Podríamos usar el anglicismo al igual que en el caso de la comida y por tanto llamarlos “bloomies”.

 

 

¿Qué son los “bloomies”?

 

¿Son los amantes de las flores los nuevos 'foodies'?

 

Son personas amantes de las plantas y las flores, que les gusta aprender y seguir nuevas tendencias en el diseño floral, además de querer compartirlas en sus redes sociales con el resto del mundo. Les gusta descubrir nuevos lugares y que todo gire alrededor de la belleza de las flores. Cuidan plantas como una afición que les hace crecer como persona y lo convierten en un estilo de vida.

Realmente está todo inventado y no es nuevo que nos guste ver jardines preciosos y flores, un claro ejemplo son los innumerables cuadros que se pintaban ya en la antigüedad y que la única temática eran las flores y la naturaleza. Hoy día ser un “bloomie” está en auge, ya que cada vez estamos más inmersos en la rutina de las grandes ciudades y tener plantas a nuestro alrededor hace que en algunos lugares sea un lujo y estar rodeados de la belleza de las flores sea un deseo muy cotizado, por eso cada vez más añadimos a nuestros viajes y tiempo de ocio visita a jardines y lugares en los que la naturaleza esté presente.

A los “bloomies” les gusta compartir también los pequeños detalles de su día a día y dar a conocer como está decorado, por ejemplo, su lugar de trabajo con una preciosa orquídea natural o un bonito cactus y así enseñar al mundo un poco de su espacio personal.

 

 

Los falsos “bloomies”

¿Son los amantes de las flores los nuevos 'foodies'?

 

Quizás nuestras bisabuelas eran las amantes de las flores de verdad, ya que cualquier patio que se preciara estaba decorado al detalle de macetas y flores en primavera. Se enorgullecían de poder enseñárselo al resto de vecinos y se dedicaban en cuerpo y alma a mantener las plantas durante años.

De aquí surgen tradiciones y fiestas como pueden ser los Patios de Córdoba. Que no es más que una celebración en las que miles de personas pueden disfrutar del trabajo y el esfuerzo de lugareños que adornan sus fachadas con plantas y las muestran al mundo desinteresadamente y les enseñan una parte de su cultura y sus costumbres.

Hoy día, en las redes sociales nos muestran una preciosa planta en un entorno idílico, pero en realidad sólo se ha usado para la foto y que no sea cuidada como se merece y en unos días se marchitará, por eso los llamamos los falsos “bloomies”. Son personas que sólo están para el postureo y no disfrutan de los beneficios de ver crecer sus macetas y sólo plasman el momento, se aburren y las dejan morir.

En definitiva, las redes sociales nos ayudan a conectar en momentos determinados con la naturaleza que por desgracia en muchos casos se encuentra lejos. Aunque en ocasiones el estar pegado a tu teléfono no nos hace disfrutar del momento “de verdad” y sólo estamos pendientes de plasmarlo, pero sí que une a muchas personas que comparten una afición y las ayuda a estar en contacto y a disfrutar de la belleza de las flores. El tener aplicaciones a mano que nos hacen poder compartir nuestra visión de la naturaleza y cómo estamos en contacto con ella en las redes hace que dé a conocer esta pasión por las plantas a personas que nunca se había planteado tenerlas en casa o en su lugar de trabajo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.