Las 5 princesas Disney más feministas

Las princesas Disney más feministas

Desde hace muchos siglos, los cuentos han sido los relatos perfectos para transmitirnos una enseñanza. Y no solo eso, además nos ayudan a moldear incluso nuestra personalidad, a entender el mundo en el que vivimos y a identificarnos con ejemplos o personajes con los que, tanto niños como adultos, nos podemos sentir reflejados.

Sin embargo, los tiempos han cambiado y nuestra mentalidad ha evolucionado considerablemente y así, lo que antes nos parecía totalmente normal, con los ojos de ahora nos puede llegar a parecer una aberración. Es lo que ocurre cuando nos paramos a analizar los cuentos tradicionales de toda la vida y descubrimos que la igualdad de género brilla por su ausencia.

Un caso que nos llama poderosamente la atención es el mundo de las princesas Disney. Pero, que no cunda el pánico, también existen personajes femeninos en Disney que luchan por sobrevivir en un mundo de hombres y de ideales machistas.

Y es que no nos puede extrañar que las princesas tuvieran ese comportamiento estereotipado pues los largometrajes eran realizados y dirigidos exclusivamente por hombres, recordemos que la primera película protagonizada por una princesa Disney fue Blancanieves en 1937, época en la que las cualidades de una princesa debían ser la sumisión al hombre, la ingenuidad rozando la incultura y una única misión en la vida: amar a su príncipe y darle herederos.  Hoy en Vanity Flor te mostramos el ranking de las 5 princesas Disney más feministas:

MULÁN: “Son asquerosos”

Esta joven de origen chino es un claro ejemplo de igualdad de género, que en lugar de pasarse la vida pensando en casarse, al igual que sus amigas, se alista en el ejército del Imperio para librar a su anciano y cansado padre de acudir a la guerra.

Su esfuerzo por demostrar que las mujeres pueden ejercer el mismo papel (o incluso mejor) que los hombres llega a convertirla en una heroína capaz de salvar su país. Sobrevive en un mundo rodeada de hombres que la obligan a pensar que no es tan válida como ellos pero su valentía la lleva a ganarse el honor y el mismo respeto que ellos haciéndose pasar por soldado.

POCAHONTAS: “Algunas veces el camino correcto no es el más fácil”

Se trata de una de las princesas Disney más feministas. De entre todas ellas, Pocahontas es de las únicas que, contra todo pronóstico, decide su destino relegando a su príncipe a un segundo plano. Es una chica segura de sí misma, valiente, libre y con unos valores muy marcados respecto al amor y a la igualdad, pero a pesar de su amor por John Smith, entiende que gobernar su pueblo es mucho más valioso que marcharse a Inglaterra con él.

ELSA: “Sí, estoy sola. Sola y libre”

Elsa y su hermana Anna rompen todos los esquemas que hasta el momento estábamos acostumbrados dentro del universo Disney. Con Frozen desaparece la figura del villano porque Elsa lucha contra sí misma pues se marcha para poder encontrarse. También Anna construye un pensamiento totalmente opuesto a lo habitual con el que nos pretende enseñar que no hay que casarse con el primero que encuentres.

No existe en esta película un beso de amor que salve a la protagonista, aquí lo único que cierra el círculo del argumento es el amor fraternal entre dos hermanas, sin príncipes, sin héroes y sin una boda como final feliz. Se trata, pues, de una de las historia de princesas Disney más feministas que se han escrito.

BELLA: “¿Qué sabes tú de mis sueños?”

En una época en la que no estaba bien visto que una mujer pensara por sí misma y fuera lista llega Bella a revolucionar a la sociedad. La protagonista de esta historia es una intrépida lectora de una pequeñísima aldea francesa del siglo XIX a la que todo el pueblo mira de manera extraña e incluso tachan de loca por su fanatismo hacia los libros. Además, su finalidad como mujer no es el matrimonio y la familia y rechaza mil veces al pedante de Gastón, un engreído joven que no soporta el rechazo de Bella.

Tras el contratiempo ocurrido a su padre, Bella acepta quedarse en el castillo de una bestia horrible para liberar a su padre sin ceder a las peticiones y enfados de esta, obligándole incluso a cambiar de comportamiento. Hasta aquí la parte más feminista de la historia porque finalmente se repite el patrón de final feliz romántico pero, eso sí,  bajo el lema de “la belleza está en el interior”.

ARIEL: “No es posible que un mundo que hace tantas maravillas sea tan malo”

Cuando Ariel, la joven y bella sirena del mar, está a punto de celebrar su decimosexto cumpleaños decide rebelarse contra las normas impuestas por su padre, el rey del mar, y se lanza a investigar el mundo. Su obsesión por el mundo de los humanos la lleva a subir a la superficie y a salvar a un chico de morir ahogado, un bello príncipe del que se enamora perdidamente.

Los estereotipos en esta película dan un giro y en lugar de seguir el patrón de mujer sumisa y obediente a su padre, figura autoritaria masculina por excelencia, toma sus propias decisiones y acude a la bruja Úrsula para que la convierta en humana a cambio de renunciar a su voz.

Finalmente, y después de muchas aventuras con los humanos y de enfrentarse a Úrsula, Ariel consigue enamorar a su príncipe y acaban casándose. Como vemos, el feminismo vuelve a esfumarse hacia el final de la película para dar paso al amor romántico con final feliz.

Es evidente que existen muchas más princesas Disney que, en lugar de asumir el papel de siempre, apostaron por luchar en una sociedad cuyos cánones eran absolutamente machistas. No podemos dejar de mencionar a princesas como Megara, Rapunzel, Brave, Vaiana o Jasmín que se rebelaron ante el amor romántico y prefirieron señalarse dentro del universo de las princesas Disney más feministas hasta el momento.

Esperamos que os haya gustado nuestro post y os invitamos desde Vanity Flor a analizar todas aquellas películas o libros en los que las mujeres por convicción no han aceptado el papel que la sociedad les imponía desde el inicio de los tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.