¿Es San Valentín un invento del Corte Inglés?

San Valentín un invento del Corte Inglés

 

Seguro que últimamente has notado como todo se tiñe de rosa y los corazones y los angelitos con arco están por todas partes. Así es, un año más San Valentín se acerca, y las personas más románticas ya están pensando en los regalos y las veladas especiales para sus enamorados. Pero seguro que conoces a alguien (o ese alguien eres tú) que piensa que todo lo que tiene que ver con San Valentín, es un invento de los grandes almacenes como El Corte Inglés para que compremos más.

Pero ¿es verdad que San Valentín es una fiesta creada para consumir o tiene algún origen más romántico? Bien, hoy Vanity Flor quiere responder a la pregunta: ¿es San Valentín un invento de El Corte Inglés?

 

 

EL ORIGEN DE SAN VALENTÍN

Aunque puede resultar tentador pensar que el Día de San Valentín es una fiesta moderna pensada sólo para satisfacer nuestros impulsos de compra y de azúcar, este día en forma de corazón tiene en realidad una historia de origen antiguo y fascinante… o más bien, es un misterio.

Resulta que nadie conoce realmente la verdadera historia de esta festividad, ni ninguna de las teorías es del todo cierta. Incluso los historiadores discuten sobre las tradiciones exactas en las que se inspira la fiesta actual.

 

¿Quién era San Valentín?

El 14 de febrero, cuando compartimos chocolates, cenas especiales o tarjetas con nuestros seres queridos, lo hacemos en nombre de San Valentín. Pero, ¿quién era este santo del romanticismo?

Si buscas en Internet encontrarás muchas historias sobre él, o sobre ellos. Se supone que San Valentín era un sacerdote romano que celebraba bodas secretas en contra de los deseos de las autoridades en el siglo III. Encarcelado en la casa de un noble, curó a la hija ciega de su captor, lo que hizo que toda la casa se convirtiera al cristianismo y selló su destino. Antes de ser torturado y decapitado el 14 de febrero, envió a la chica una nota firmada “Tu Valentín”.

Algunos relatos dicen que otro santo llamado Valentín durante el mismo periodo fue el obispo de Terni, al que también se le atribuyen bodas secretas y el martirio por decapitación el 14 de febrero.

Desgraciadamente, los estudiosos que han estudiado los orígenes de esta festividad afirman que estos relatos tienen muy poca base. De hecho, el Día de San Valentín sólo se asoció con el amor a finales de la Edad Media, gracias al poeta inglés Geoffrey Chaucer.

 

Cambiando San Valentín por Lupercalia

Otros creen que el Día de San Valentín fue designado por el Papa Gelasio I para sustituir la antigua fiesta romana Lupercalia, una celebración de la fertilidad dedicada al dios romano de la agricultura, la fauna, y a los fundadores romanos Rómulo y Remo.

El mayor paralelismo entre la Lupercalia y las tradiciones modernas de San Valentín parece ser que en la fiesta romana dos jóvenes casi desnudos abofeteaban a todos los que les rodeaban con trozos de piel de cabra. Según el antiguo escritor Plutarco, algunas jóvenes casadas creían que los golpes con las pieles hacían más fácil quedarse embarazadas y facilitaban el parto.

Tras esta flagelación existía una tradición en la que los hombres seleccionaban nombres de mujeres al azar de una jarra, con las que se emparejaban para decidir si permanecerían juntos durante el año siguiente o, si se enamoraban, se casarían.

 

Chaucer vinculó el romance con San Valentín

¿Cómo creó Chaucer el Día de San Valentín que conocemos hoy? En la década de 1370 o 1380, escribió un poema llamado “Parlamento de las aves” que contiene esta línea: “Porque esto fue en el día de San Valentín, cuando cada pájaro viene a elegir su pareja”.

En ese momento Europa estaba repleta de ideas románticas y Chaucer y otros escritores de su época celebraron el romance entre caballeros y damas nobles que nunca podrían casarse (a menudo porque ella ya estaba casada), creando anhelos y obstáculos trágicos que aún hoy impulsan nuestras comedias románticas.

Hacia el año 1400, los nobles inspirados por Chaucer comenzaron a escribir poemas conocidos como “valentines” a sus intereses amorosos. Fue entonces cuando empezaron a aparecer historias que relacionaban a San Valentín con el romance.

 

¿POR QUÉ CELEBRAMOS EL DÍA DE SAN VALENTÍN?

Se pueda o no atribuir todo el mérito a Chaucer, lo cierto es que él y su colega Shakespeare popularizaron las asociaciones amorosas en torno a este día. Pronto, la gente empezó a escribir e intercambiar cartas de amor para celebrar el Día de San Valentín, y a principios de la década de 1910, una empresa estadounidense que un día se convertiría en Hallmark, empezó a distribuir sus “tarjetas de San Valentín” oficiales. Más tarde siguieron las flores, los dulces, las joyas y mucho más, y el resto, por supuesto, es historia.

Así que si bien tanto el Corte Inglés, como el resto de grandes almacenes por todo el mundo han llevado al Día de San Valentín a ser una fiesta tan consumista como la Navidad, no podemos atribuirles su invención.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.