Cómo serían las princesas Disney feministas

princesas Disney feministas

 

Érase una vez una hermosa princesa que se enamoró de un apuesto príncipe después de que éste la rescatara de una malvada bruja, un dragón, una torre o de cualquier otra cosa que se os ocurra. El príncipe se llevó a la princesa a su reino y vivieron felices para siempre. FIN.

¿Te suena de algo? Exacto, es el hilo argumental de prácticamente todas las películas de las princesas Disney, bueno por lo menos de las más antiguas. Desde que Blancanieves, la primera princesa de Disney, hizo su aparición en 1937 y se encargó de los siete enanitos cocinando y limpiando para ellos a cambio de un lugar donde vivir.

Las historias que veíamos hace unos años, nos mostraban a las mujeres, o a las niñas, como vulnerables, dependientes de los hombres e incapaces de valerse por sí mismas. Aunque es cierto que últimamente Disney también nos ha dado personajes como Vaiana, Tiana, la princesa Jasmine, Mulán y Elsa, que desafían el papel tradicional y estereotipado de princesa en apuros que necesita ser rescatada, y hacen que se forje su propio camino en sus propios términos.

¿Qué pasaría entonces si le diéramos la vuelta a cada uno de estos cuentos y presentáramos a la pobre damisela en apuros como una mujer fuerte, independiente y sin complejos? Hoy Vanity Flor te plantea cómo serían las princesas Disney feministas.

 

BLANCANIEVES

 

princesas Disney feministas

 

 

Para empezar, si la Bruja Malvada no se hubiera visto sometida a la presión social para mantenerse joven y guapa, y para seguir los cánones de belleza que cambian con el tiempo, a lo mejor no se habría obsesionado con la pobre Blancanieves, y bueno, no habría ni cuento ni película.

En cuanto a Blancanieves, aunque está bien que sea agradecida con los enanitos por acogerla en su casa, es posible que se hubiese dedicado a buscar la forma de prosperar en la vida o recuperar su reino, si no hubiese estado tan centrada en las tareas del hogar. Por no hablar de que si Blancanieves hubiese sido feminista, no le habría hecho ninguna gracia que un desconocido (léase príncipe) la besara sin su consentimiento.

 

CENICIENTA

 

princesas Disney feministas

 

Si las hermanastras de Cenicienta hubiesen sido feministas, no habrían esclavizado a su hermana por tenerle envidia por su aspecto. La sororidad se hubiese impuesto y las tres hubiesen podido llevarse bien.

Si Cenicienta fuera la feminista del cuento, dudamos que se alegrara de que el príncipe haya tenido que probar su zapato a media aldea… porque no se acuerda de su cara. Si además hubiese conocido sus derechos, no habría trabajado para su madrastra sin contrato, ni seguro ni un sueldo digno.

 

LA BELLA DURMIENTE

 

princesas Disney feministas

 

En este cuento nos pintan a un rey bondadoso que no se sabe muy bien por qué es castigado por una malvada bruja, pero la maldecida es su hija. Si el feminismo hubiese estado presente en la vida de la bruja, la maldición se la habría echado al rey directamente, ya que la pobre Aurora no había ni nacido cuando ella ya estaba enfadada con el rey.

Si en cambio, Aurora, más conocida como la Bella Durmiente, fuera la feminista de la historia, y se enterara que el príncipe que la despierta lo hace con un beso no consentido, lo más seguro que la película no acabara en boda, sino en los juzgados.

Aunque es verdad que con la reinvención del cuento que hacen las películas de “Maléfica”, no nos queda un mal sabor de boca con la historia.

 

LA SIRENITA

 

princesas Disney feministas

 

Si Ariel hubiese conocido el feminismo en su época, aunque no dudamos que habría salvado a Eric cuando naufragó, y aunque se hubiese enamorado a primera vista, dudamos que hubiese dejado toda su vida atrás por un hombre que ha visto una vez. Si la Sirenita fuera feminista se pensaría dos veces dejar a sus amigos, familia y un reino que heredar con sus hermanas por un príncipe que es incapaz de reconocerla.

Sobre Úrsula poco se puede decir, se mueve por sus intereses propios y busca que su negocio vaya bien, aunque este sea un poco cuestionable. Aun así, no está bien que le quite la voz a Ariel, porque al fin y al cabo, “los hombres humanos no se impresionan con una conversación”.

 

LA BELLA Y LA BESTIA 

 

princesas Disney feministas

 

El mensaje de la película es que “antes de juzgar, tienes que llegar al corazón”, y eso está muy bien. Lo que no está tan bien es que Bestia, criado como un príncipe consentido, piense que no pasa nada por secuestrar a una muchacha. Si Bella hubiese sido feminista, y teniendo en cuenta su inteligencia, a la mínima oportunidad que se le hubiese presentado, habría huido del castillo y buscado una orden de alejamiento para la Bestia.

 

Estas son las princesas Disney a las que más falta les hacía una revisión feminista, para poder seguir siendo admiradas por los niños y niñas de las nuevas generaciones.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.